Adiós, Don Gonzalo

Don Gonzalo, siempre sonriente, junto a Mónica y Asun. Foto Pedro Merino
Don Gonzalo, siempre sonriente, junto a Mónica y Asun. Foto Pedro Merino

Una terrible pérdida. No sólo por lo personal, sino también por la sabiduría que se pierde al no poder disponer ya de sus conocimientos. Le recordamos cuando nos traía los negativos antiguos a ver quién estaba en esos fotogramas, era más sencillo hacerle una copia al instante en el minilab que se pusiera él mismo a revelarlos en su laboratorio casero, por eso acudía de vez en cuando a vernos y ver en positivo sus trabajos. Pero no sólo le atraía la fotografía, heredada afición de su padre, don Ramón Menéndez Pidal uno de los primeros en revelar en color en España, su pasión se podría resumir en lo que se entendía en la antigüedad por el término filósofo: aprender y conocer todas las disciplinas posibles. Por eso mantener con él una conversación sobre cualquier tema era posible, además de que se convertía en una clase de la que salías con nuevos conocimientos. Eso seguro. Don Gonzalo Menéndez Pidal ha fallecido y con él se ha llevado esos conocimientos tan importantes que había adquirido hasta el último día de su vida.

One comment on “Adiós, Don Gonzalo