Brian Battistone: un buen chico que se ha ganado a la gente por su personalidad

Battistone en plena estirada con la raqueta de dos asas. Foto Pedro Merino
Battistone en plena estirada con la raqueta de dos asas. Foto Pedro Merino

La entrada actual no va sobre analizar a una persona, pero no tengo más remedio que decir que Brian Battistone se ha ganado el cariño de mucha gente que le ha visto jugar en el Open de Castilla y León de tenis Villa de El Espinar.  Me avisó el juez del torneo, Pere Torras, para que no me perdiese el siguiente encuentro de la pista central, y la verdad es que hubiese sido una pena porque además de ser una buena persona su juego es curioso, como poco, tanto a la hora de sacar como la raqueta con la que juega, de doble asa, única en el circuito y que ha llamado la atención del tal manera que le han llovido entrevistas en todos los medios mientras participaba en el torneo, en el que quedó semifinalista en dobles.

Ha salido publicada esta imagen en varios medios de comunicación, como en el Marca (abajo), con un extenso reportaje del que el propio jugador se quiso llevar a su casa, en California, 4 ejemplares de recuerdo. La pena es que en individuales durase muy poco, porque seguro que mucho público habría acudido a las gradas de las pistas para verle sacar y jugar con ambas manos sobre la raqueta de doble asa. Incluso se creó un mini club de fans de manera rápida con unos pocos de los niños que visitan el torneo, con pancartas y todo, que al final fueron obsequiados con una de las raquetas más famosas de esta edición del 2010 en la que el torneo cumplía sus 25 años ininterrumpidos de funcionamiento. Además, Brian Battistone quiso dejar una raqueta para el museo del torneo, y a buen seguro que muchos la contemplarán con un recuerdo cariño hacia este gran jugador dentro y fuera de la pista.

Publicación en el Marca de la imagen tomada en el torneo.
Publicación en el Marca de la imagen tomada en el torneo.