Esther




Gracias a Manu y Raquel (los papis de Esther) por dejarme mostrar algunas fotos de la sesión de comunión. Es una gozada fotografiar a niños. Aunque no es fácil hacerles fotos cuando vienen con un traje de comunión. Vienen nerviosos (todos), no saben qué es lo que van a tener que hacer ni lo que se van a encontrar detrás de una cámara. Me encanta reírme con ellos. Cuentan cosas que me dejan impresionada. La sesión de Esther fue muy divertida y eso creo que se nota en su cara. Se relajó y lo pasó bien. Eso es lo que pretendo de las sesiones de comuniones (y el resto de sesiones) que se lo pasen bien y que sean ellos mismos.