Miguel, un angelito con rizos de oro

La entrada de hoy se la dedico a Javier y a Ana por su tercer aniversario y por tener una joya como Miguel. Es uno de los niños más risueños y sonrientes que he tenido en el estudio y en la sesión de fotos nos lo hemos pasado genial. Darle también las gracias a los papis por dejarme publicarlas en mi blog.

De las comuniones hemos pasado directamente a sesiones de estudio con bebés. Es un respiro y un gran descanso después de las más de 60 sesiones con los niños de comunión. Ahora… después de los bebés a por las bodas.