Pasos previos

boda-en-segovia

Mucho trabajo antes de la llegada del día de la boda.

Organizar tu propia boda controlando todos los aspectos que entran en juego es todo un trabajo que los novios suelen hacer en sus ratos libres, o no, y que les lleva a sufrir unas grandes dosis de estrés, por eso de tener todo bien controlado, hasta los imprevistos y por no existir apenas empresas que te ayuden en la organización, facilitando la elección de todo lo que quieren que conforme el día de la boda.

Nuestra recomendación es que los novios no cierren hora alguna hasta hablar con todas las partes actuantes, sobre todo es importante sincronizar horarios entre la ceremonia, el restaurante y el tiempo que necesitan los fotógrafos para el posado y sin olvidarnos de los desplazamientos. Una cifra en tiempo para orientar a los novios es la de dedicar hora y media al posado, con esa cifra mínima, sin contar desplazamientos, ya se pueden hacer una idea de a qué hora empezar la ceremonia en la iglesia o lugar donde se celebre si es boda civil, y también a qué hora concertar la comida en el restaurante, teniendo en cuenta que si hay cóctel o no.

En esta tabla ponemos un ejemplo de cómo tendrían que ser los tiempos en una boda normal, en los dos horarios habituales:

CeremoniaDesplazamientoPosadoCóctelBanquete
Mañana de 12 a 13 de 13 a 13:30 13:3015:0015:30
Tarde de 18 a 19 de 19 a 19:30 19:3021:00 21:30

Este es un ejemplo aproximado del horario, más real si la ceremonia es civil porque deja una hora para celebrarla y felicitaciones posteriores de los familiares, amigos e invitados. Si la ceremonia es religiosa una hora sería un tiempo muy ajustado, sobre todo por las felicitaciones a la salida de la iglesia, que suelen trastocar todo el horario, por mucho que se intente ajustar a lo programado es inevitable que los novios reciban las felicitaciones, no se van a negar a ello porque es parte de la celebración. Por eso es importante fijarse unos horarios con suficiente margen para los imprevistos y para evitar ir a la carrera, para que los novios pueden disfrutar realmente de ese día, sin preocuparse de lo que venga a continuación, que vivan el momento plenamente.

Está claro que hemos obviado intencionadamente todo el trabajo anterior a la llegada de la fecha señalada, antes hay que solucionar los problemas de la ropa, joyería, flores, regalos, viajes, desplazamiento de invitados y muchas cosas más que hay que tener listas de antemano. Nosotros intervenimos, como fotógrafos, principalmente ese día, antes si se elige la opción de hacer “preboda” para el reportaje de fotos, por lo que partimos de que todos esos detalles ya están resueltos.

Una vez que se ha hablado, fundamentalmente con quien hace la ceremonia, el restaurante y el fotógrafo, hay que empezar a cerrar horarios. Si no se cuenta con los tiempos que necesitamos los fotógrafos para hacer el reportaje habrá problemas para conseguir las imágenes de todos los actos, repercutirá en la calidad por no tener tiempo para hacer las tomas. Nuestra insistencia en ese aspecto es que se hable con antelación antes de cerrar horarios, esto repercutirá en poder trabajar mejor y ofrecer así un reportaje fotográfico y en vídeo mejor acabado y más completo.

Pero no solo es importante desde el punto de vista del fotógrafo, trastocar un horario o hacerlo muy apretado repercute en el resto de trabajadores que ese día harán lo imposible para que sea un día fantástico, mermando ese deseo que tenemos de que todo salga perfecto.

boda en segovia

También hay que en cuenta el tiempo que se tarda en la peluquería, comenzar con un desfase en el horario repercute en el resto de actos.